Una boda con vistas al mar

Tras una romántica celebración, los asistentes pudieron disfrutar de un aperitivo al aire libre aprovechando los últimos rayos de sol. Un aperitivo en el que no faltó ni el risotto ni el marisco de la tierra. Además, todo estuvo decorado con un gusto exquisito a base de hortensias, rosas y ramas de olivera y eucalipto. Al finalizar, todos los invitados pasaron a una de las salas interiores, donde se celebró el convite. Dispuestos en mesas rectangulares, pudieron degustar un exquisito menú que tuvimos el honor de preparar junto con los novios. Una vez más, la decoración floral jugó un papel fundamental en todos los centros de mesa. Para esta ocasión, los novios se decantaron por las hortensias y los lirios como protagonistas absolutos.

¿Necesitas un catering para un evento especial?

¿Quieres compartir esta entrada?

¿Tienes alguna consulta?
Lo más reciente en Instagram
Suscríbete a nuestra newsletter