2 oct

Ingrediente rey: El bolet

El bolet

Cómo ya os comentábamos a principio de semana, el otoño, es sin duda una de las estaciones que más adoramos. Podríamos enumerar múltiples razones, pero sin duda, la que nos hace decirle SÍ en mayúsculas son sus ingredientes, los de temporada.

Las setas hacen que las cocinas se llenen de un trocito de bosque y que nuestros platos se conviertan en exquisitos bocados aptos para los amantes del sabor único que ofrecen estos hongos. Ellas son la reinas de los platos otoñales y hoy, boletaires, os proponemos una receta de Silvia del blog Food and Cook, que nos parece sibaritísima y que esperamos que probéis de hacerla para sorprender a familia y amigos en vuestra cena de fin de semana o celebración próxima.

Manos a la obra y a disfrutar.

Polenta con parmesano y salteado de setas con huevos poché 

rovellons_aspic_receta1

rovellons_aspic_receta2

rovellons_aspic_receta

Comenzamos preparando las setas para ello procedemos a limpiarlas y a cortarlas. Reservamos.

Seguidamente picamos el ajo en trozos pequeños, hacemos lo mismo con las chalotas y la cebolla. Reservamos.

En una sartén ponemos un poco de aceite de oliva y añadimos el ajo, las chalotas y la cebolla, las dejamos freír hasta que adquieran un tono ligeramente dorado, seguidamente añadimos las setas, la sal y la pimienta y las rehogamos un par de minutos, las tapamos y las cocinamos hasta que hayan soltado el agua y este se haya evaporado, seguidamente añadimos el vino blanco y las continuamos cocinando hasta que estén doradas.  Añadimos un poco de perejil finalmente picado y reservamos.

Mientras se están rehogando las setas preparamos los huevos poché, para ello ponemos en una olla agua con un buen chorro de vinagre y la llevamos a ebullición de una forma suave, es decir a fuego medio.  Cascamos los huevos en un bol y lo añadimos a la olla con mucha suavidad.  Los dejamos cocinar durante unos 3 minutos.  Mientras se hacen hay que vigilar que el agua sigue hirviendo lentamente, ya que si lo hace de una forma fuerte la yema se separará de la clara.

Ahora preparamos la polenta, esto es algo que tenemos que hacer justo antes de servir el plato, ya que se enfría rápidamente y se solidifica.

Ponemos en una olla el agua junto al caldo de pollo y la sal, y lo llevamos a ebullición, en ese momento añadimos la polenta suavemente y sin dejar de remover lo dejamos cocinar durante unos 10 minutos aproximadamente, transcurrido ese tiempo añadimos la mantequilla y el queso parmesano, lo movemos bien hasta incorporar y obtener una masa homogénea y suave.

Disponemos inmediatamente la polenta en los platos donde la vamos a servir, añadimos el salteado de setas sobre la misma y lo coronamos con el huevo poché, para culminar  lo rociamos con un de queso parmesano rallado.

Leave a Reply