20 Oct

Una preciosa boda en Llafranc

Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

El pasado septiembre pudimos ser partícipes de una de las bodas más divertidas y con más ritmo que recordamos. Una boda en Llafranc que tuvo lugar en una finca familiar preciosa a escasos metros de la costa.

Desde primera hora de la mañana, toda la familia se involucró de lleno en el montaje de la celebración. Marta Marsal, la madre de la novia, se encargó de toda la decoración junto con Nuovi Piatti que puso a su disposición todo el material. Con la ayuda de Miriam, la Wedding Planner, capitanearon a pequeños y mayores que participaron en la decoración y en la puesta en escena de la ceremonia y del aperitivo.

A las pocas horas, todo estaba listo para dar pistoletazo de salida al que sería el día más importante en la vida de los novios. Los invitados fueron llegando guiados por unos carteles que la tía de la novia se encargó de elaborar a mano con todo el cariño del mundo.

Fue una ceremonia de lo más emotiva y cercana en donde los familiares les dedicaron a los novios palabras llenas de afecto. Tras declararse marido y mujer, los novios y los invitados se dirigieron a celebrarlo. Les esperaban unos suculentos buffets que desde Aspic preparamos con todo lujo de detalles. Los decoramos con un toque rústico y vintage para que estuvieran acorde con el estilo de la finca.

En los buffets se podían degustar quesos, los ya clásicos huevos estrellados, jamón, arroz… Todo ello acompañado por vinos de distintas denominaciones de origen. Un aperitivo de lo más exitoso y alabado que estuvo a la altura de los paladares más exigentes.

Ya en la mesa, pudieron disfrutar de una crema fría de tomate y de un sabroso y original Mar y Montaña. Y para continuar, se dio paso a las lubinas, las vieiras con langostinos y el “fumet” de marisco. ¡Todo delicioso!

Para cerrar tan suculento menú, llegó el postre. Y con él la que fue sin duda la mejor sorpresa de la noche para los novios. Una batukada dirigida por el primo de la novia y sus amigos que puso de pie a todos los invitados y les arrancó a bailar al ritmo de los tambores.

Pero las sorpresas no terminaron ahí. Toda la familia protagonizó un Flashmob ante la atenta y asombrada mirada de los novios que no se lo podían creer. Una noche en la que bailaron, cantaron y rieron como nunca. Y nosotros con ellos. Desde aquí, queremos volver a agradecer la amabilidad e implicación de toda la familia al completo. Es un gusto y un honor trabajar así. Nos llevamos un recuerdo muy especial de esta boda en Llafranc. ¡Qué seáis muy felices pareja!

boda en llafranc

boda en llafranc

boda llafranc

boda en llafranc

boda en llafranc

  boda en llafranc

boda en llafranc

 boda en llafranc

Leave a Reply